Noticias

¿Sabes por qué un raspador de uñas es tan importante para tu gato?

Los felinos tienen que marcar su territorio, liberar el estrés y tener sus uñas listas para cualquier cosa que pueda pasar. Para los gatos, el ritual de afilarse las uñas es una necesidad y si no quieres que la casa sea destruida la mejor opción es ofrecer a tu mascota un recurso que imite su entorno natural, o lo que es lo mismo: un raspador. Al principio, para acostumbrar a tu gato a utilizar el rascador, lo mejor es ponerlo cerca de su mueble favorito y recompensarlo cada vez que lo use.

La casa se mantendrá en buenas condiciones

Los gatos tienen una necesidad de afilar sus uñas y lo harán sí o sí, con o sin tu aprobación. Si no quieres que rasque tu sofá, tus puertas o cualquier mueble de la casa, el rascador es tu mejor aliado.

Afilar las uñas es parte de su comunicación

Su gato tiene que decirle al resto del mundo que está allí, en un ambiente salvaje debe comunicarse con su especie y por eso tiene glándulas en las almohadillas de sus patas que dejan su olor al rascarse.  Con ello marcan su territorio.

Es su manera natural de cortarse las uñas

Las uñas de gato son retráctiles, lo que significa que normalmente están ocultas y sólo se pueden apreciar cuando se aprietan. La razón por la que están cubiertos es porque evitan el desgaste al caminar y los mantienen afilados en todo momento. El problema es que al igual que los seres humanos, las uñas crecen y tienen que ser cortadas. Su forma natural de hacerlo es raspando una superficie áspera, aunque si te atreves también puedes cortarle las uñas a tu gato con el cuidado de no lastimarlas.

También se utiliza para estirar

Los gatos tienen que alargarse. Les encanta amasar: estira los brazos y clava las uñas en una almohada, alfombra o sofá de forma rítmica, por lo que el raspador es muy útil para que tu gato afloje todo su cuerpo. Aunque no se sabe con certeza por qué los gatos amasan, probablemente se deba a una reminiscencia de su etapa de cachorro, ya que es el movimiento que realizan los gatos cuando amamantan.

Como consejo si tenemos un gato acostumbrado a rascar donde no debe, es importante eliminar el olor de otros objetos o muebles que nuestro gato utilice cómo rascador, para este fin hay repelentes en nuestra tienda y de fácil utilización.